Hay interpretaciones religiosas torcidas que se usan en nuestra cultura con peligrosa frecuencia para tratar de legitimar abusos. Especialmente cuando impiden ver a criminales y depredadores como lo que son. Por ejemplo, el pederasta con más víctimas documentadas en la historia contemporánea de nuestro país es el sacerdote Nicolás Aguilar. Ha ultrajado a alrededor de cien menores.

Más que el infame Succar Kuri. De hecho, el padre Aguilar es un violador serial. ¿Pero acaso lo percibe así la sociedad en general, la justicia civil, los fieles? No. Por eso es que sigue libre y además, oficiando misas. Su investidura funciona como mecanismo cultural que le garantiza una singular impunidad. Y la ha aprovechado al máximo. Su estatus de sacerdote lo pone en un plano distinto a los demás ciudadanos en la percepción popular. Le otorga impunidad real a casi a todos los niveles.

¿Pero que es un cargo sacerdotal? ¿No emana, finalmente, de creencias religiosas? Exacto. Y eso muestra el poder de las mismas. Cualquier idea que logra que un violador serial ande caminando por la calle tan campante, tomándose fotos con menores y dando misa sin consecuencias, sin la repulsa generalizada de la sociedad, sin la expedita acción de la justicia, no es cualquier cosa. La mera protección política no explica el caso del sacerdote Aguilar. Es por ello, precisamente, que Succar Kuri está en prisión, pero el padre Nicolás Aguilar sigue libre tras dos décadas de pederastia sin freno.

Tomado del libro La explotación de la fe
Ediciones B
2008

Volver a la página principal

Anuncios

Diario La Jornada
Columna Penultimátum, 11 de abril de 2008

Es mexicano, nació en Real de Catorce hace 70 años y lo acaban de relegir por seis años más rector mayor de los salesianos, congregación fundada en el siglo XIX por Juan Bosco. Nos referimos a Pascual Chávez Villanueva, quien ha dicho que es necesario llevar “el carisma salesiano hacia niveles espirituales cada vez más auténticos”. En cambio, ni él ni los obispos mexicanos o el Vaticano han dicho una palabra sobre los abusos sexuales cometidos por un integrante de dicha orden, Juan Manzo Cárdenas, contra 50 menores en la escuela-orfanato Ciudad del Niño Don Bosco, con sede en León, Guanajuato. Por el contrario, como denuncia el investigador Jorge Erdely en su reciente libro, La explotación de la fe, el máximo dirigente salesiano protege al pederasta. Leer toda la columna

 

Volver a la página principal

El sacerdote pederasta que ha violado a más menores en la historia de México, sigue libre y oficiando misa. Lleva, documentadas, 100 víctimas. En contraste, el empresario Succar Kuri abusó sexualmente de 25 menores mayas en Cancún y está en la cárcel. En el México medieval de hoy, pesan más las sotanas que  millones de dólares.

“El caso del religioso con más víctimas sexuales en la historia mexicana fue el del Gaspar de Villarias, que se remonta al siglo xvii. De acuerdo con documentos del Archivo General de la Nación y del Tribunal del Santo Oficio, entre 1610 y 1620, Villarias utilizó su posición de presbítero y el secreto de confesión para abusar de más de 90 mujeres católicas de todos los estratos socioeconómicos. Se puede decir que fue el caso más notable de la época colonial, cuya repercusión llegó hasta Roma.
Hoy, el padre Nicolás Aguilar Rivera ha rebasado —en número y sordidez— ese récord de ignominia, al violar, ultrajar y explotar sexualmente a alrededor de cien niños.

En el mundo mediático mexicano, el empresario Jean Succar Kuri es el emblema de la pederastia y el abuso de poder. Se ha ganado a pulso ese lugar. Están documentadas alrededor de 25 agresiones sexuales menores mayas en las que participó, y las redes políticas y empresariales que lo protegieron han sido exhibidas. El padre Nicolás Aguilar, con cien niños ultrajados aún no es considerado, por alguna misteriosa razón, el pederasta por antonomasia de México. Los medios, en general, apenas le dan seguimiento a su carrera delictiva de vez en vez.

Elementos noticiosos, los tiene. El número de víctimas sexuales; la forma, mucho más violenta y dolosa que la del alevoso pederasta de Cancún, que ya es decir mucho. También está el hecho de que lo encubre el arzobispo primado de México y de que el poderoso cardenal de Los Ángeles, Roger Mahony, hizo lo mismo en su momento. Sin embargo, son pocos los medios periodísticos que le dan seguimiento más allá de la nota breve. ¿Quién ha visto en televisión un reportaje especial sobre el pederasta más infame de la historia contemporánea, el padre Nicolás Aguilar, o una actualización documentada que mantenga al tanto a la ciudadanía y los fieles?

Dicen que si Succar Kuri hubiese sido sacerdote, se hubiera ahorrado mucho del incómodo escrutinio social y, quizás habría evadido la justicia.”

Trascripción de lecturas selectas. Presentación del nuevo libro La Explotacion de la Fe. Feria Internacional del Libro de la Ciudad de México.  Palacio de Minería, marzo de 2008.

La Explotacion de la Fe.

Autor: Jorge Erdely.

Publicado por Ediciones B, 2008.

375 paginas.

 

Volver a la página principal

Salesians hold world record for pedophile priests — guest writer Joey Piscitelli lists their names and connections to William Levada

The Salesians go on trial in LA April 14. Plaintiffs say the Order let pedophile priest Titian Miani have access to children at St. John Bosco High in Bellflower. Piscitelli sued the Salesians in 2006. — ke

By Joey Piscitelli
The Salesians Clergy of California have shattered the World Record for the most accused child molesters in one area, by a landslide. There is no religious order in the world that we know of that is even remotely close in the number of accused molesters. And the list is growing. At latest count, there are 21 local (California) Salesians accused and/or convicted pedophiles, 19 of them named as child molesters in lawsuits! This tally is so far off the charts… Leer artículo completo

 

Volver a la página principal

 

Por Oscar Maldonado

Revista El Quijote, edición 344

… pero hay algo mas, según el libro La Explotación de la Fe, de Jorge Erdely (Ediciones B):  la pederastia en la Ciudad del Niño Don Bosco, escuela orfanato donde el cura Juan Manzo Cárdenas ha abusado sexualmente de cincuenta inocentes criaturas, que además del estigma de la pobreza y el desamparo, ahora tiene que lamentar y sufrir por el resto de sus días la afrenta del abuso sexual. Leer toda la columna

Volver a la página principal

periodistadigital.com

Tremenda la acusación que publica la revista mexicana Proceso contra los salesianos y, más en concreto, contra su recién reelegido Rector Mayor, Pascual Chávez. La materia es tan grave y las acusaciones tan documentadas, que nos vemos en la obligación de rebotar el reportaje. Leer toda la nota

Volver a la página principal

Tengo en mis manos un ejemplar de La explotación de la fe, el más reciente libro del investigador mexicano Jorge Erdely, a quien respeto y considero un amigo desde hace ya varios años. Erdely elabora un razonamiento tan arriesgado como válido; se refiere al empresario Jean Succar Kuri, protegido por el poder económico y grupos con influencia política, pese a haber violado a al menos una veintena de niñas y encabezar una red de pederastas. “Si hubiera sido sacerdote, estaría libre”, dice con dureza el investigador. Lastimosamente, tiene razón.

La explotación de la fe. Pastores que abusan sexual y económicamente, es un libro de Jorge Erdely, publicado por Ediciones B. Leer reseña completa

 

Volver a la página principal